Por último

"...haber estado complicado con el viento que siempre tiene razón,
con la tierra y el agua y con la hierba que siempre tienen razón."
(R.G.A.)

22.12.08

Tinta roja, contra el gris paredón capitalista

PlacaAlpargatas-si[1]

PlacaTendenciosa[1]

Intervenciones de "Tinta Roja"  cuyo primer número se presentó este último jueves en La Plata en el Centro Social y Cultural Olga Vázquez:

revista tinta roja

Y este humor, necesario, nos recuerda a D.H. Lawrence:

UNA SANA REVOLUCIÓN

Si haces una revolución, hazla alegremente,
no la hagas lívidamente serio,
no la hagas mortalmente serio,
hazla alegremente.
No la hagas porque odias a la gente,
hazlo sólo para escupir en sus ojos.
No la hagas por dinero,
hazla y condena el dinero.
No la hagas por la igualdad,
hazla porque tenemos demasiada igualdad
y va a ser gracioso sacudir el carro de manzanas
y ver por qué lado se irán éstas rodando.
No la hagas para las clases trabajadoras.
Hazla de tal modo que todos nosotros podamos ser
nuestras propias y pequeñas aristocracias
y patear como asnos fugitivos alegremente el suelo.
No la hagas, de todos modos, para la Internacional del Trabajo.
el trabajo es aquello de lo cual el hombre ha tenido bastante.
¡Eliminémoslo, acabemos con eso!
El trabajo puede ser agradable, y los hombres gozarlo;
y entonces no es trabajo.
¡Tengamos eso! ¡Hagamos una revolución para divertirnos!

y otras de Lawrence, ya que estamos...

LAS COSAS HECHAS POR EL HOMBRE

Las cosas que los hombres han hecho
con manos iluminadas,
infundiendo vida apacible en ellas,
continuarán vivas a través de los años,
irradiando cálidamente por largo tiempo.
Por esta razón algunas cosas antiguas son bellas,
frescas, aun en el olvido de los hombres que las hicieron.

DEMOCRACIA

Soy demócrata cuando amo el sol libre que encuentro en
Los hombres,
y aristócrata cuando detesto a los posesivos, a los
de entrañas mezquinas.
En todo hombre amo el sol
cuando lo veo entre sus cejas,
claro, sin temor, aun pequeño.
Pero cuando veo esos grisáceos hombres de éxito
tan pestilentes y cadavéricos, absolutamente sin sol,
como groseros esclavos de la prosperidad,
balanceándose mecánicamente,
entonces soy más que radical, y quiero manejar una guillotina.
Y cuando veo obreros,
pálidos y sórdidos como insectos, hormigueando
y viviendo como piojos por un poco de dinero,
y no mirando nunca hacia arriba,
entonces quisiera como Tiberio,
que la muchedumbre tuviera una sola cabeza
para podérsela hachar.
Siento que cuando los hombres pierden el sol
no deben existir más.

(en todos los casos: traducción de Mario Satz y tomadas de aquí)

1 comentario :

  1. ¡Larga vida a Tinta Roja!
    (y con el editor del blog ¿qué hacemos?, y bueh... ¡LARGA VIDA TAMBIÉN!

    Amigo Carlitos: un fraternal abrazo, desde la excéntrica y populosa City Bell, jm

    Ah, y... ¡salud a la cofradía, trota calles y trota mundos, todo nos falta en el mundo, todo menos la alegría! (decía el querido Tuñón y tan hermosamente cantó Alejandro Del Prado)

    ResponderEliminar

los comentarios son bienvenidos...